El flamenco también saldrá del armario en el World Pride Tour de Madrid

Hay expresiones flamencas que a algunos les ponen los pelos de punta. “Bailar macho”, por ejemplo, es una de esas construcciones de lo jondo que cada vez encaja peor en la sociedad actual. Ese estilo implica que los bailaores desarrollen un rol masculino, de pierna fuerte y zapateado poderoso, tronco erguido y ausencia de florituras. Si alguien no se hace la idea, que mire un vídeo de Farruquito o de Antonio Gades y verá que nada tiene que ver con el baile que desarrollan hoy primeras figuras como Marco Flores o Manuel Liñán. Este último acaba de ganar un Premio Max al mejor intérprete por una obra, Reversible, en la que baila con mantón y bata de cola: no, nada que ver con el baile macho.

El reportaje completo en Vanity Fair.

Del sol de Joan Miró a la ‘turismofobia’: los artistas contra el turismo

En 1983, Joan Miró creó el logotipo más conocido y longevo de este país: el de Turespaña, organismo responsable de todo lo concerniente al turismo. Ese sol amarillo, rojo y negro ha dado la vuelta al mundo varias veces y continúa siendo la imagen con la que España atrae a más de 75 millones de turistas al año. Cada vez más gente cree que son demasiados, entre ellos muchos artistas, que 34 años después dicen que el turismo ya no precisa imanes. “Se ha convertido en una industria que produce sin límite. Lo que necesita no es más promoción sino un modelo sostenible”, dice Domènec, artista que indaga en los conflictos de las ciudades.

El reportaje completo en El Español

Argentina: “En el flamenco me siento aficionada antes que artista”

“Nunca más serás mi juez / nunca más morder el cebo”. Así arranca Argentina su último disco, La vida del artista. No son versos populares, de Machado, ni de Lorca: son de Benjamín Prado, poeta, novelista y tertuliano muy del siglo XXI, uno que escribió para Joaquín Sabina o Coque Malla y que por primera vez se atreve con una cantaora. “Coincidí con él en una Suma Flamenca y decidimos pedirle una letra. Nos pareció muy flamenca, me siento bien con ella porque como está metida por tanguillos, no suena vengativa sino guasona”. También aparece en este álbum la voz intensa y rasgada del actor Juan Diego, que recita “Elogio a Morente”, tema en el que la de Huelva pasa a un segundo plano para que el intérprete, amigo y compadre del granaíno diga cosas como esta que firma Alberto Manzano: “El tiempo se paró a la hora que no era”.

La entrevista completa en Deflamenco.com