David Ostrowski, uno de los artistas favoritos de Ivanka Trump expone por primera vez en España

“Una cosa es una cosa en un todo que no es”. Esto no es un trabalenguas ni una definición de postverdad, sino el título de uno de los cuadros que Ivanka Trump tiene en las paredes del piso de Nueva York donde vive con Jared Kushner y sus tres hijos. El autor del lienzo es David Ostrowski, pintor nacido en Colonia que hasta el 1 de octubre expone su obra en la Blueproject Foundation de Barcelona.

Wagner y la higiene flamenca

“Todos nos sentimos obligados, cuando nos encontramos cara a cara con un artista, a decirle cosas educadas y agradables, pensemos lo que pensemos de su obra”, escribió Nicolas Slonimsky, director de orquesta, compositor, pianista y escritor ya fallecido. Sus reflexiones en torno a lo que se escribe y cómo sobre la música que hacen otros se puede leer en un pequeño ensayo titulado Wagner, música del averno (Flash Ensayo, 2017), donde se recogen las frases envenenadas que escribieron periodistas, críticos, aficionados o músicos sobre los estrenos del compositor alemán.

El artículo completo en Deflamenco.com

Weegee, el fotógrafo fanfarrón que convirtió el asesinato en un espectáculo

“La primera mujer que me llamó ‘cariño’ fue una puta”. Así arranca Weegee la narración de su vida sentimental en su autobiografía, libro en el que explica como llegó a Nueva York procedente de Austria cuando tenía diez años, y el modo en que hizo suya una ciudad que le empujó a dejar los estudios para ponerse a trabajar con 14 y dejar así de pasar hambre.

El perfil completo en Vanity Fair.

El coleccionista de voces que guarda en su casa la Historia sonora de España

En un local de la Zona sur de Madrid resucitan de vez en cuando Queipo de LlanoPrimo de Rivera y Francisco Franco. Allí, en un espacio en el que se acumulan décadas de Historia española se pueden escuchar sus voces y sus doctrinas. “Tengo un centenar de discos de temática fascista y unos 40 relacionados con las dos repúblicas”, cuenta Carlos Martín Ballester, coleccionista profesional y propietario del mejor archivo sonoro sobre esa etapa que hay en el mundo. “Se grabó poco por ambas partes, así que apenas me falta nada”, explica este madrileño que tiene entre sus joyas el primer Himno de Riego grabado en cilindro de cera en 1897.

El reportaje completo en El Español.