Catherine Deneuve, del Manifiesto de las 343 zorras a llamar al feminismo “caza de brujas”

.

El día en que Simone de Beauvoir, la feminista más citada del planeta, hubiera cumplido 110 años, un centenar de artistas e intelectuales francesas publica un manifiesto en el que defienden el derecho de los hombres a “importunar” como parte de su libertad sexual. En él denuncian también una ola de “puritanismo sexual” y afirman que “la seducción insistente y torpe no es un delito, ni la galantería una agresión machista”. Entre las firmantes, la actriz francesa más conocida del mundo: Catherine Deneuve.

Este no es el primer manifiesto que firma la protagonista de Belle de jour. La primera vez que dio su apoyo a un texto colectivo fue en 1971. Era el “Manifiesto de las 343”, un grupo de mujeres muy famosas que reconocían haber abortado alguna vez. Pronto se las conoció como “Las 343 zorras”. Con esa confesión, las firmantes se arriesgaban a ir a prisión, pero fue el modo que encontraron de presionar al Gobierno de Valéry Giscard d’Estaing para que despenalizara el aborto en Francia. El texto, redactado por De Beuvoir, apareció en portada de Le Nouvel Observateur con fotos de sus principales apoyos. Y ahí, en primera plana, estuvo Deneuve.

El artículo completo en Vanity Fair. 

Anuncios

Auguste Rodin: Un infierno por escuela

El infierno que imaginó Auguste Rodin tenía que ser de bronce pero al final fue de yeso. En la obra resultante no hay nada que sea realmente cruel, ni tampoco oscuro porque para recrear el averno Rodin empezó leyendo a Dante y observando estatuas renacentistas, pero enseguida se topó con su presente, es decir, con Baudelaire. Por eso le quedó una recreación de las tinieblas poblada de pesares que es también exuberante. Esa historia, la del origen y el no-final de La puerta del infierno, es la que cuenta la exposición que la Fundación Mapfre de Barcelona ofrece hasta el 28 de enero en colaboración con el Museo Rodin de París para conmemorar el centenario de la muerte del padre de la criatura.

El artículo completo en Letras Libres. 

Hacer del desamparo un arte: Olivia Laing en Nueva York

«Estaba obsesionada por encontrar relaciones, pruebas físicas de que otras personas habían pasado por lo mismo que yo y, mientras vivía en Manhattan, empecé a reunir obras de arte que parecían articular la soledad o sufrirla». Así describe Olivia Laing el contenido de La ciudad solitaria. Aventuras en el arte de estar solo (Capitán Swing, 2017), libro que es dietario, relato de idas y venidas por la ciudad y crítica, afinada y personal, de obras de arte y de artistas. El lugar no es un pueblo, ni el campo, ni una ciudad pequeña o mediana. Lo que retrata Laing en este libro es cómo se manifiesta la soledad «en las ciudades modernas y más concretamente cómo se ha manifestado en Nueva York a lo largo de los últimos setenta años». 

La reseña completa en Altaïr Magazine.

El teatro, el fútbol o un amor inusual: lo que tienen en común Arrimadas y Macron

.

La ganadora de las elecciones catalanas es una mujer aplicada, lo dicen todos, también ella misma. Quizás porque es la pequeña de cinco hermanos, quizás porque es perfeccionista, como diceAlbert Rivera, que con ese adjetivo no la humaniza sino todo lo contrario: la vuelve más lejana, más estática. Los analistas políticos ven en el líder de Ciudadanos a un Emmanuel Macron español o viceversa, por la juventud, la falta de complejos y el pisar fuerte, aunque a poco que se les observe es Inés y no Albert, la que más se le parece.

El perfil completo en Vanity Fair.