Delcy Rodríguez, la mujer que puso en jaque al gobierno de Pedro Sánchez

El 23 de julio de 1976 Jorge Antonio Rodríguez no durmió en su casa del barrio caraqueño de Caricuao. Esa noche y la siguiente las pasó en la comisaría, donde la policía lo llevó para interrogarlo por el secuestro del estadounidense William Niehous, vicepresidente de una empresa de vidrios a quien los grupos de extrema izquierda habían señalado como agente de la CIA. Rodríguez era el líder de la Liga Socialista, escisión del Movimiento Izquierda Revolucionaria inspirado en la Revolución Cubana de 1959 que llevó al poder a Fidel Castro. Dos días después de ser detenido, el joven salió de las dependencias policiales sin confesar el secuestro, sin delatar a nadie y casi cadáver. El parte médico habló de siete costillas rotas, tórax hundido e hígado desprendido. Lo que acabó de matarlo, sin embargo, fue un infarto. Tenía 34 años. En su vivienda, uno de los pisos del bloque 10 del sector UD3, zona de clase media baja de la capital venezolana, dejaba viuda, Delcy Gómez, y dos huérfanos: Jorge, de 10 años, y la pequeña Delcy Eloína, de 7.

El artículo completo en Vanity Fair.