Bailar por seguiriyas para olvidar los palos

Tras un zapateado de infarto, Peter Sellers abraza a Antonia y le da besos en la cabeza mientras ella piensa: «Me voy a ganar un palizón». Antonia Santiago Amador es La Chana y la escena sucede en el rodaje de The Bobo, al que llega como la estrella de Los Tarantos, tablao de la Plaza Real barcelonesa que aún sigue en marcha. Su talento lo conocen todos en esa sala, lo que no saben es que Antonia es una mujer desgraciada por culpa de un «gitano malo» que la molió a palos durante 18 años.

El artículo completo en Tendències – El Mundo