La reina Isabel II, videntes y zepelines: así se convirtió el Empire State en el edificio más fotografiado del mundo

El Empire State Building cumple 88 años y aunque hace 48 que dejó de ser el edificio más alto del mundo, ningún otro compite con él albergando anécdotas. Construido en el mismo lugar donde estuvo durante décadas el Hotel Waldorf Astoria, entre la quinta avenida y la calle 34, el rascacielos se levantó en Nueva York durante los años de la Gran Depresión y fue el sueño de un hombre pobre: Alfred E. Smith. Al, como le conocían los neoyorquinos y le llamaba la prensa, dejó de estudiar a los 13 años, cuando se quedó huérfano de padre. Criado en Manhattan, llegó a ser sheriff de su ciudad y gobernador aunque toda su formación la adquirió en el mercado de pescado de Fulton, donde trabajó para sacar adelante a su familia. Por eso, aunque en su carrera llegó a ser el primer candidato católico del Partido Demócrata en unas presidenciales, Smith siempre recordaba en sus discursos a los trabajadores, especialmente a los inmigrantes, siendo como era nieto de italianos e irlandeses.

El artículo completo en Vanity Fair.

Isabel II cumple 90 años sin entrar en política

Koningin_Elizabeth_II_van_die_Verenigde_Koninkryk“Sabemos cuáles son las opiniones de la Reina. La Reina no tiene opiniones.” La cita la recoge el periodista de la BBC Jeremy Paxman en On Royal para explicar por qué se sabe tan poco sobre las ideas políticas de Isabel II. La monarca, cuyo reinado abarca ya doce primeros ministros, doce presidentes de los Estados Unidos y siete Papas, también aparece como una figura neutral en sus biografías.

Con motivo de su 90 cumpleaños, las editoriales han encendido las máquinas para sacar nuevas semblanzas. Hicieron lo mismo en 2012 para celebrar el 60 aniversario de su subida al trono. Y ahora, como entonces, han editado libros con poca información, sin primicia y plagados de lugares comunes.

Dos de esas novedades las firman periodistas expertos en la Casa Real británica. La de Victoria Arbiter, Queen Elizabeth II: Pocket Giants, recopila anécdotas personales ya explicadas en todas las biografías de Isabel II: que le gustan los perros y los caballos, que impresionó a Winston Churchill y que es más cariñosa en privado que en público. Queen Elizabeth II de Tim Ewart, aporta como “novedad” mapas de viajes oficiales de la Reina o una invitación para acudir a una fiesta en palacio.

Otro libro recién salido del horno es The Servant Queen and the King She Serves, de la Sociedad Bíblica de Londres, que cuenta con prefacio de la propia soberana y que confirma lo único que se sabe con certeza sobre qué piensa la Reina: que es cristiana.

El artículo completo en El Español.