Carlos Pérez Merinero, el hombre que quiso finiquitar el franquismo con una Betacam

n la gala de los Goya de 2012, Elena Anaya recogió su cabezón por La piel que habito, de Pedro Almodóvar, el realizador que coloreó el cine y la Transición. Segundos más tarde, en el vídeo con el que se recuerda a los profesionales fallecidos, aparecía la cara de Carlos Pérez Merinero, un “bicho raro”, según su hermano, que había sido guionista con Ricardo Francoo Vicente Aranda y que solo había estrenado una película como director, Rincones del paraíso, con Juan Diego de protagonista. Se sabía, porque él mismo lo había explicado, que había estado un tiempo trabajando en una trilogía titulada Franco ha muerto, pero nadie tenía idea de dónde paraban esas cintas betamax que daban una imagen menos colorida del postfranquismo que las almodovarianas.

El reportaje completo en Vanity Fair.