Walt Whitman, el poeta que nació en la redacción de un periódico

Quien aún diga con cinismo que el periódico sólo sirve para envolver bocadillos, debe saber que a veces la prensa pare poetas. A Estados Unidos, por ejemplo, le dio a Walt Whitman, a quien Harold Bloom describió como el Shakespeare estadounidense, un bardo que, antes que versos, escribió noticias, crónicas y editoriales. “Estuvo en el negocio de los periódicos durante 20 años antes de publicar Hojas de hierba: esos años de escritura, esos miles de artículos incluyen elementos que prefiguran su sensibilidad y su estilo”, opina Jason Stacy, de la Universidad Edwardsville de Illinois.

El artículo completo en La Esfera de Papel – El Mundo

Chim, un reportero entre Ingrid Bergman y La Pasionaria

Fuma y medio sonríe y ambas cosas las hace sólo con los labios porque a David Seymour la alegría no le llega hasta los ojos. Con un retrato de la talla de un gigante y ese gesto, ‘Chim‘ da la bienvenida al visitante del Museo Judío de Ámsterdam, donde hasta el 10 de marzo se ofrece una retrospectiva de su obra fotográfica. Es la primera en Europa porque hasta en el eco ha sido más discreto que sus socios en la Agencia Magnum: Robert Capa y Henrie Cartier-Bresson, más nombrados, citados y recordados que el fotoperiodista polaco.

La exposición contiene 150 fotografías y un centenar de revistas y documentos personales elegidos y contextualizados por el Centro Fotográfico de Nueva York. En la sala conviven tomas de la miseria y el dolor de los niños de la segunda postguerra mundial con instantáneas de una esplendorosa Sofía Loren en bañador y medias de rejilla posando en su casa de Nápoles. Parece algo incoherente, pero tras ver la muestra queda algo claro: que en el trabajo de Chim se aprecian muchos contrastes, pero apenas hay contradicción.

El reportaje completo en Vanity Fair.

Barbara Bush, la primera dama que dividió a las feministas

“Gusto a las mujeres porque no soy competitiva”, decía Barbara Bush sobre sus índices de popularidad como primera dama. Poco antes, cuando George Bush aún no era presidente, ella aclaraba a los periodistas una duda que parecía inquietar a mucha gente: ¿por qué no se teñía las canas? “Hay que tener prioridades en la vida”, respondía ella. Con esa respuesta pudo zanjar el asunto y dejar clara la irrelevancia de la pregunta, pero decidió explayarse: “Así no tengo que decirle nunca a George ‘lo siento, no puedo hacer esto o lo otro, porque tengo que acabar de arreglarme’”. Quizás quería aparecer como una señora práctica, pero quedó como una demasiado pendiente de las necesidades de su esposo. O eso pensaron un grupo de alumnas del Wellesley College de Massachussets. “No representa el tipo de mujer que este centro dice educar”, dijo la portavoz de las 150 estudiantes que protestaron cuando la universidad invitó a la ya primera dama a dar una charla.

El obituario completo en Vanity Fair. 

¿Cómo le replicaría Charlton Heston a Emma González?

Cinco estrellas de Hollywood en la tele hablando de política y de derechos. No es por el #MeToo ni es 2018. Es 1963 y Marlon Brando, Sidney Poitier, Harry Belafonte y Charlton Heston junto al director de cine Joseph Mankiewicz y el escritor James Baldwin vienen de la “Marcha sobre Washington”, hito de los derechos civiles liderado por Martin Luther King. Todos están de acuerdo en la igualdad para los afroamericanos, también Heston que hace apenas trece años que llegó a Hollywood. Dos años después de esa tertulia, el hijo de un ayudante del sheriff se convierte en presidente del Sindicato de Actores de Hollywood y es por cosas como estas que hasta finales de los setenta, a Heston se le ubica en el espectro del Partido Demócrata.

El artículo completo en Vanity Fair.