Peret, un Elvis gitano al que Alain Delon intentó seducir

“Nos vamos a divertir”, dice el protagonista de Peret, yo soy la rumbanada más empezar la película. La cinta que firma Paloma Zapatay que se estrena hoy en los cines habla de cómo un gitano del barrio de Raval de Barcelona consiguió discos de oro en varios países, tradujo sus canciones a otros idiomas y se codeó con estrellas como Deborah Kerr u Orson Welles. Como artista, la estampa que da la cinta es la de un joven que no es feliz vendiendo telas con su padre, que tiene buena planta y mucha gracia, un enamorado de Elvis que, borracho de rock y de música negra, pone a funcionar su flow y le demuestra al mundo que la rumba no es pachanga.

El artículo completo en Vanity Fair.

 

El peso de ser un Agujetas en Jerez

Misterio, negrura, primitivismo. Lamento, casta, puro, soníos negros. El duende. Lo oscuro. La verdad. Con esas palabras definían los fans a Antonio de los Santos Bermúdez en el documental que el realizador Juan López-Cepero le dedica al cantaor. Se titula Palabra de Agujetas y se presentó en el Centro Andaluz del Flamenco de Jerez de la Frontera el 3 de marzo, 24 horas antes de que cantara en la misma ciudad el hijo de Dolores, hermana del biografiado. El joven se llama como su tío, su sobrenombre es “Agujetas Chico” y el sábado dejó a todo el que lo oyó con el alma llena, no vacía, como dicen sentirse los seguidores de su tío cuando lo ven actuar. Y no es un cambio de guion pequeño tratándose de esta familia.

El artículo completo en Deflamenco.com

Sexo, mentiras, mirones y el matamoscas de Gay Talese

El documental que explica el proceso de documentación y escritura de ‘El motel del voyeur’ aumenta las dudas sobre los métodos y la credibilidad del famoso periodista.

La intervención de Gay Talese en Voyeur arranca con el periodista hablando de su gusto por la ropa, que heredó de su padre sastre, y con un matamoscas. El objeto, rojo y de plástico, pasa desapercibido al lado del autor más pinturero de la no ficción, pero está ahí, sobre un viejo ordenador, mientras el veterano escritor reflexiona sobre la importancia del primer párrafo.

El artículo completo en Vanity Fair.