Las desheredadas de Paco de Lucía

Tocaora_104251120_1529249_1706x1280Antonia, Caroline o Noa son nombres que no se escuchan cuando se nombra a los posibles herederos de Paco de Lucía. Desde que murió el de Algeciras, hace dos años, algunos cabales dicen que no tiene sustituto y otros se arriesgan y nombran a Tomatito, Niño Josele o Vicente Amigo. Son sólo algunos de los que se barajan porque en España hay muchos tocaores y muy buenos. También algunas tocaoras, pero casi nadie las cita.

“No tuve el apoyo de mi padre, tampoco el de mi madre y todos en mi entorno decían que estaba loca”. Antonia Jiménez, del Puerto de Santa María, toca la guitarra desde hace 30 años y es guitarrista de referencia para varias compañías de primer nivel, como la del bailaor Marcos Flores. Aunque apenas se la conoce fuera del flamenco, es un modelo para las que empiezan. Noa Drezner es una de ellas. “En cuanto llegué a España vi que tocar aquí iba a ser complicado”. Esta mujer de 32 años tañe desde los siete y le choca que siendo esta la cuna del flamenco le cueste tanto a las mujeres hacerse una carrera tocando.

El reportaje completo en El Español.

Tras el rastro minucioso del maestro

image__DavidLeiva4_1680449803531182878David Leiva nació en Almería pero con un año se mudó a Cataluña con su familia. Se le ve un tipo tranquilo, que se expresa y se maneja sin prisa, pero que se mueve con el acicate de los que están esperando algo importante. En su caso es una hija, y como no es primerizo, hace ya un tiempo que aparcó los conciertos con su formación de jazz y se centró en su trabajo de investigador y docente de guitarra flamenca. El último fruto de esa tarea de en21cierro es “Antología de falsetas de Paco de Lucía”, del que acaba de sacar un volumen dedicado a las bulerías y que es sólo el primero de los 24 libros que formarán la colección. David tiene claro que se enfrenta a una tarea enorme: la de recopilar, estudiar al detalle y transcribir todas las falsetas que el maestro grabó durante su carrera en solitario y con algunos cantaores.

David nos cita en el Conservatorio del Liceu, donde es un gusto hablar de música y nada raro que se hable de flamenco gracias a la labor de docentes como Manuel Granados, a quien Leiva considera el maestro del que más ha aprendido. “Aquí hice la carrera de flamenco, pedagogía musical y guitarra clásica”, explica. Y aquí también lleva once años dando clases de acompañamiento al cante, entre otras materias. David tiene ya 60 libros publicados, ajusta y firma los instrumentos que salen de las manos de Juan Montes, lutier con el que va a sacar una colección de guitarras de concierto a precios asequibles para Navidad. “Muchos alumnos me comentaban que no podían comprar una guitarra buena y se nos ocurrió hacer una serie a buen precio y de calidad”, explica a Deflamenco.