Flâneuses, la revolución de las paseantes

“Las mujeres que caminan por las calles deben tener una meta precisa: ir de compras, por ejemplo”. Esa es una de las aseveraciones que pone en duda *La revolución de las flâneuses (Wunderkammer, 2019), de Anna Maria Iglesia, un libro en el que defiende el derecho de las féminas a ocupar la calle por el simple placer de hacerlo. Porque si una señora se para de repente en una esquina, más de uno creerá que se está ofreciendo. En cambio, si es un hombre, lo peor que pensarán es que está holgazaneando, como se aprecia en el retrato de una traducción reciente, Los perezosos, libro en el que Charles Dickens y Wilkie Collins narran a cuatro manos las horas que pasan dos amigos por las calles sin hacer nada.

El artículo completo en Vanity Fair.

Del prostíbulo a la casa de Christian Dior: así era el París mágico que retrató Brassaï

Vista desde el Pont Royal hacia el Solférino. / Estate Brassaï Succession, Paris.

“Me gustaría alejarme por completo de la atmósfera de París, que mantiene cautivos hasta el último glóbulo de mi sangre y la última fibra de mi ser”. Con esa hipérbole escrita en una carta, el joven Gyulá Halász explicaba a sus padres el efecto que tenía la capital francesa sobre él. Era 1924 y acababa de llegar de Alemania, donde emigró con su familia durante la Primera Guerra Mundial y donde entabló relación con nombres tan relevantes como Kandinsky.

El artículo completo en Vanity Fair.