Afrodita contra Hitler y el olvido

En verano de 2008 Afrodita desapareció del parque Bauenberg. Al llegar, los funcionarios encontraron la estatua de bronce dentro de una caja de madera y una nota: “Regalo de Hitler”. En el Archivo Municipal de Linz tardaron poco en comprobar que la obra, colocada en 1942 bajo un templete, fue un encargo del Führer al escultor Wilhelm Wandschneider para regalársela a la ciudad donde creció y en la que soñó jubilarse.

El artículo completo en El País Semanal