La brecha personal

“Para mí eras la portadora de la puesta entre paréntesis del mundo amenazante donde yo era un refugiado de ilegítima existencia”. Ese que leen ahí, enamorado, es Andre Gorz, discreto discípulo de Sartre, no solo en su repercusión teórica, también en su vida privada. La frase está en ‘Carta a D.’ (Ático de los libros, 2019), dirigida a Dorine, su esposa durante 58 años y escrita antes de suicidarse juntos en el 2007 por la enfermedad terminal de la mujer y el pavor insostenible de aquel hombre a vivir sin ella. Pionero de la ecología política y enemigo de la automoción, a la que culpó de la mutación caníbal del capitalismo, Gorz explica su primera noche de amor, en 1947, la primera de muchas que celebraron en una cama de 60 centímetros –cómo mengua la comodidad en amores, epidemias y posguerras– donde la pasión se volvió necesidad y luego, matrimonio. En la misiva, se arrepiente de haberle amputado a su obra las caricias, los bailes y la luz que Dorine inyectó a su pensamiento.

El artículo completo en El Periódico de Cataluña

Afrodita contra Hitler y el olvido

En verano de 2008 Afrodita desapareció del parque Bauenberg. Al llegar, los funcionarios encontraron la estatua de bronce dentro de una caja de madera y una nota: “Regalo de Hitler”. En el Archivo Municipal de Linz tardaron poco en comprobar que la obra, colocada en 1942 bajo un templete, fue un encargo del Führer al escultor Wilhelm Wandschneider para regalársela a la ciudad donde creció y en la que soñó jubilarse.

El artículo completo en El País Semanal

David Ostrowski, uno de los artistas favoritos de Ivanka Trump expone por primera vez en España

“Una cosa es una cosa en un todo que no es”. Esto no es un trabalenguas ni una definición de postverdad, sino el título de uno de los cuadros que Ivanka Trump tiene en las paredes del piso de Nueva York donde vive con Jared Kushner y sus tres hijos. El autor del lienzo es David Ostrowski, pintor nacido en Colonia que hasta el 1 de octubre expone su obra en la Blueproject Foundation de Barcelona.

Del sol de Joan Miró a la ‘turismofobia’: los artistas contra el turismo

En 1983, Joan Miró creó el logotipo más conocido y longevo de este país: el de Turespaña, organismo responsable de todo lo concerniente al turismo. Ese sol amarillo, rojo y negro ha dado la vuelta al mundo varias veces y continúa siendo la imagen con la que España atrae a más de 75 millones de turistas al año. Cada vez más gente cree que son demasiados, entre ellos muchos artistas, que 34 años después dicen que el turismo ya no precisa imanes. “Se ha convertido en una industria que produce sin límite. Lo que necesita no es más promoción sino un modelo sostenible”, dice Domènec, artista que indaga en los conflictos de las ciudades.

El reportaje completo en El Español