Alfanhuí se jubila

Esta es la historia, por entregas, de cómo salí de viaje buscando al personaje de Rafael Sánchez Ferlosio que me enseñó los colores y me encontré con mi padre, que me construyó dos ojos.

Capítulo 1       Capítulo 2       Capítulo 3

Svetlana Alexiévich: pájaros en la cabeza

Svetlana Alexiévich tiene los ojos como Alfanhuí. No son del amarillo del alcaraván pero varias motas ambarinas hacen que su iris azul parezca verde. Cuando la Premio Nobel de Literatura se indigna, el amarillo se enciende y su voz, grave y monocorde, se agudiza y se entrecorta como el canto de la cerceta, pájaro que abunda en Bielorrusia. Allí nació y allí volvió hace cuatro años tras doce de exilio por haberse atrevido a narrar las atrocidades del “imperio soviético”.

El artículo completo en El Español.