Hilda Matheson, la espía que rompió moldes en la BBC

“El suyo era un cerebro demasiado bueno para dedicarlo solamente a mi trabajo”, escribe Lady Astor, primera mujer en ocupar un escaño en el parlamento británico, sobre su asistente personal. La aludida es Hilda Matheson, nombre que aparece en una de las novedades editoriales de este otoño: Algunos libros. Las charlas de E.M. Forster en la BBC (Alpha Decay, 2018), joya pulida para quienes gozan de una recomendación bien hecha aunque disientan con ella.

Hilda tenía 30 años cuando entró a trabajar con Lady Astor, buena cabeza y un curriculum apasionante: había pasado la Primera Guerra Mundial en Roma a las órdenes del MI5, el servicio de inteligencia de su país; hablaba italiano, francés y alemán, era culta, tenía personalidad y no temía nada ni a nadie. Con esas credenciales, su jefa se dio cuenta pronto de que su secretaria necesitaba algo más que gestionar su correo, organizarle reuniones o asesorarla sobre determinados temas y por eso la anima a que acepte otros encargos. Así llegó la joven de padres escoceses criada en Londres y formada en Historia en Oxford a la BBC.

El reportaje completo en Vanity Fair.

Picasso por bulerías

No hay constancia de que Pablo Ruiz Picasso entrara nunca en ninguno de los catorce cafés cantante que había a finales del siglo XIX cerca de la casa donde creció, en la de plaza de la Merced de Málaga. El que sí los frecuentaba era su padre, José Ruiz Blasco, a quien la fundación que gestiona las cosas de su célebre hijo define como un tipo “ingenioso y bromista pertinaz” y un “dandy aficionado a los toros y al cante flamenco”, música que dejó huella en la vida y en la obra de Picasso.

“Pero es curioso porque se le ha analizado desde todos los puntos de vista: Picasso y la televisión; Picasso y los toros; Picasso y Fellini…. Pero apenas se ha prestado atención a su relación con lo jondo”, explica Francis Mármol, periodista y autor de los textos que han dado origen a Y Picasso recordaba elflamenco, una exposición con 18 ilustraciones de Emmanuel Lafont que puede verse hasta el 21 de diciembre en la Alianza Francesa de Málaga.

El reportaje completo en Vanity Fair.

Franco, el primer periodista de España

Hoyo Negro llevaba doce días arrojando lava y había dejado más de 1.500 evacuados en La Palma. El mismo día murió Ramón Montoya, el guitarrista gitano que junto a Sabicas abrió el camino para que existiera luego Paco de Lucía. Pero en la portada de ABC del 21 de julio de 1949 la foto, única, era para un grupo de directores de periódicos y presidentes de asociaciones profesionales visitando El Pardo para darle a Francisco Franco el carné número 1 de la Asociación de Prensa. Así se convirtió el dictador en el “Primer Periodista de España”.

El reportaje completo en Vanity Fair.

Rosalía, más Madonna que Beyoncé

Rosalía no es Lola Flores, ni quiere ser popular como la Pantoja. Sus referentes están fuera de España, pero tampoco es Beyoncé, demasiado próxima en edad para servir de baliza, y Rihanna es otra historia. De compararla con alguien habría que hacerlo con Madonna, lo que demuestra que seguimos 40 años por detrás de la gran máquina de hacer negocios (especialmente musicales) que es Estados Unidos. Porque de eso, de business, va esta historia.

El artículo completo en Vanity Fair.

Massiel: “Ganar Eurovisión me destrozó la vida”

Lenin custodia la casa de Massiel. Como votante del PSOE “de siempre”, ella habría elegido un nombre menos comunista para su mascota, pero el can llegó a su hogar con cinco meses y ya lo habían bautizado así. El jack russell tiene pedigrí, tanto que en la explicación sobre su origen aparece hasta el nombre de Manuel Prado y Colón de Carvajal, administrador privado del rey Juan Carlos I durante más de 20 años. Es algo que ocurre a cada instante con Massiel, que lo mismo habla de artistas que de políticos, nobles o estrellas de la televisión de ayer y de hoy, poniendo a convivir, al menos en su discurso, el presente con el pasado y la alta sociedad con la mediática.

La entrevista completa en Vanity Fair.

Aurora, el flamenco que hace llorar y recita a Dante

En sus directos la gente llora. Ocurrió en su debut en el Auditori hace justo un año. Fue en el ciclo Emergents, donde estrenaron formación y un disco que se llama como ellos: Aurora. En él, letras de Lorca y composiciones de Albéniz, Falla o Pedrellque a veces suenan a canción popular, otras a rock, muchas a jazz. Hoy, con una gira más que jugosa a sus espaldas, han aprendido tanto que el 17 de mayo inauguran el festival Ciutat Flamenco de Barcelona.

La entrevista completa en Vanity Fair.

Barbara Bush, la primera dama que dividió a las feministas

“Gusto a las mujeres porque no soy competitiva”, decía Barbara Bush sobre sus índices de popularidad como primera dama. Poco antes, cuando George Bush aún no era presidente, ella aclaraba a los periodistas una duda que parecía inquietar a mucha gente: ¿por qué no se teñía las canas? “Hay que tener prioridades en la vida”, respondía ella. Con esa respuesta pudo zanjar el asunto y dejar clara la irrelevancia de la pregunta, pero decidió explayarse: “Así no tengo que decirle nunca a George ‘lo siento, no puedo hacer esto o lo otro, porque tengo que acabar de arreglarme’”. Quizás quería aparecer como una señora práctica, pero quedó como una demasiado pendiente de las necesidades de su esposo. O eso pensaron un grupo de alumnas del Wellesley College de Massachussets. “No representa el tipo de mujer que este centro dice educar”, dijo la portavoz de las 150 estudiantes que protestaron cuando la universidad invitó a la ya primera dama a dar una charla.

El obituario completo en Vanity Fair. 

Edna Ferber, la feminista que convirtió a James Dean en un Gigante

Fue durante los años 40 una de las novelistas mejor pagadas de la editorial Doubleday, la más importante entonces y casa de Joseph Conrad o Somerset Maugham. Llegó hasta ahí con esfuerzo y sin padrinos, como explica Eliza McGraw, autora de Edna Ferber’s America, monográfico en el que analiza los 30 libros que dejó la cáustica escritora criada en una localidad de Wisconsin. “Nunca había habido una mujer periodista en Appleton. La ciudad, aún siendo abierta, me colocó en el papel de la chalada. No loca, pero sí extraña”, cuenta sobre sus inicios en el Appleton Daily Crescent, donde empezó a escribir con sólo 17 años.

El artículo completo en Vanity Fair. 

¿Cómo le replicaría Charlton Heston a Emma González?

Cinco estrellas de Hollywood en la tele hablando de política y de derechos. No es por el #MeToo ni es 2018. Es 1963 y Marlon Brando, Sidney Poitier, Harry Belafonte y Charlton Heston junto al director de cine Joseph Mankiewicz y el escritor James Baldwin vienen de la “Marcha sobre Washington”, hito de los derechos civiles liderado por Martin Luther King. Todos están de acuerdo en la igualdad para los afroamericanos, también Heston que hace apenas trece años que llegó a Hollywood. Dos años después de esa tertulia, el hijo de un ayudante del sheriff se convierte en presidente del Sindicato de Actores de Hollywood y es por cosas como estas que hasta finales de los setenta, a Heston se le ubica en el espectro del Partido Demócrata.

El artículo completo en Vanity Fair.