La sombra de un ciprés llamado Fraga

“No es lo mismo perder que no llegar”, dice don Mateo a sus alumnos en ‘La sombra del ciprés es alargada’, novela en la que Miguel Delibes narró el estirón emocional de Pedro, un huérfano que crece convenciéndose de que es mejor no atarse ni a cosas ni a personas para no llorarlas cuando se pierdan, se alejen o mueran. En eso consiste, de forma esquemática, la “teoría del desasimiento” que elaboró el escritor en las páginas de ese libro que a él le parecía “un pastiche” y a mí, bellísimo.

El artículo completo en El Periódico de Cataluña

Periodismo sin periodistas

En España no está prohibido que un periodista tenga el carné de un partido, algo que sí está regulado en países como Canadá, donde desde hace un tiempo incluso se plantean implantar una especie de cuarentena para quienes se pasen a la política y luego vuelvan al periodismo. Cuando me interesé por este tema, algunos compañeros pensaron que esa precaución era excesiva. Cinco años después, no pocos creen que estaría bien que el oficio de informar estuviera mejor regulado. Sobre todo hoy, que ese camino de ida y vuelta se está llenando de figuras intermedias. Pablo Iglesias es una de ellas pues aúna en su persona los roles de vicepresidente del Gobierno, entrevistador, analista de prensa y polemista

El artículo completo en El Periódico de Cataluña

Una novia y un padre moribundo

Saber que el amor se acaba no debe ser peso sino polea. Hará que lo nuevo suba, ligero y bien arriba, permitiéndole ir del corazón a otros asuntos, liviano, liberado de la carga de lo eterno. Amando se cura la manía de mirar hacia adelante: “El azar les juntó y el azar les lleva / por una larga ruta que no tiene mapa / y en donde tampoco importa en demasía / si aguardarán los pañuelos del adiós / en las remotas estaciones del futuro”.

El artículo completo en El Periódico de Cataluña

JLo y un señor de Murcia

Nuestros políticos deben estudiar música. Para para no empezar una rueda de prensa con la oda a la alegría, que es el himno de la Unión Europea, pero también con la que amenizaban sus cumpleaños Hitler y Goebbels, como explicó Esteban Buch en su magnífico libro sobre la historia política de la Novena Sinfonía Beethoven que aquí editó Acantilado. Quizás esas clases musicales habrían evitado que en la investidura más triste de los Estados Unidos fuera Jennifer López quien cantara ‘This Land is Your Land’. Pobre Woody Guthrie.

El artículo completo en El Periódico de Cataluña

De Lola Flores a Berlanga: Cesáreo González, el productor estrella del franquismo que inventó la españolada

De polizón rumbo a La Habana a magnate del cine patrio. Sara Montiel dijo que la había acosado; Lola Flores que era un caballero. Presidente del Celta de Vigo, miembro de la Falange y dueño de un hotel en Vigo, Cesáreo González impulsó a Joselito y el éxito americano de la Faraona, a la que alejó de Manolo Caracol, fichó en exclusiva y de quien fue padrino de boda.

El perfil completo en Vanity Fair.

Nadia y Quincy

El punto de inflexión en la vida del mítico productor y compositor, cuya autobiografía se publica ahora en España, fue su encuentro con la primera mujer en dirigir la Filarmónica de Nueva York, Nadia Boulanger.

El artículo completo en El Periódico de Cataluña.

Las navidades de Ava Gardner: hombres y perros, coco y chocolate

Las navidades de Ava Gardner sabían a coco y chocolate, los sabores de los dos pasteles que año tras año sin faltar, le preparaba su hermana Bappie y le enviaba a cualquier parte del mundo donde estuviera la diva. Si esa hermana, 19 años mayor que ella, hacía dos es porque si el hijo de Dios nació el 25 de diciembre, la diosa Ava lo hizo el 24. “Menudo regalo de Navidad debí ser para mis padres, que ya tenían cuatro hijas y dos hijos. Yo les hacía tanta falta como un disparo en la cabeza”, contó ella sobre su nacimiento en fiestas y en una casa donde el padre era aparcero y no abundaba el dinero. 

Enrique Morente, flamenco alto y del suelo

“De mi balcón flotante fui colgando tus besos / Y ahora todas las noches repican con el viento”. Con este verso de Pedro Garfias arrancó Enrique Morente Allegro Soleá, su incursión en la música clásica junto a Fantasía jonda. La primera vez que mencionó el proyecto fue en 1986. De ese sueño lírico al rock de Omega pasaron 10 años, el tiempo que hace ya que se nos fue. 

Esa década, iniciada y coronada con dos joyas, refleja lo que ganamos con su obra y perdimos con su muerte. Década en la que colaboró con la orquesta marroquí Chekara; descubrió las voces búlgaras; hilvanó la misa flamenca más bella del mundo; creó Discos Probeticos, y se unió a un dios de la guitarra en ‘Nueva York/Granada, Morente-Sabicas’ demostrando que era un creador sin techo que conocía las lindes.

El artículo completo en El Periódico de Cataluña.