Las cartas de Joyce, Einstein y Fidel Castro suben a escena

En una misiva importa todo: emisor, receptor, mensaje, envoltorio, origen y destino, también el tiempo que transcurre entre que se envía y se lee aunque ya apenas se escriban. Según el último informe de la Unión Postal Universal, en un año se envían en el mundo 350 mil millones de cartas, una cifra parecida a la del número de emails, 269 mil millones, que se remiten en un día. “Casi todas las cartas que llegan a las casas hoy son comerciales”, explica Paula Aro Gho, directora de teatro chilena que se ha propuesta reactivar la pasión por esta forma de comunicación en su última obra, Correo, con la que estará los días 8 y 9 de septiembre en la Fira de Tàrrega, que empieza hoy. “También quiero mostrar el poder que una vez tuvieron, a veces tanto que podían cambiar el rumbo de los acontecimientos”.

El articulo completo en Tendències – El Mundo

Rocío Molina y un embarazo por soleá

Sïlvia Pérez Cruz, Lola Cruz y Rocío Molina Cruz. / foto: Pablo Guidal
Tres mujeres bailan y cantan el deseo de ser madre en Grito pelao. / foto: Pablo Guidal

“Siempre detesté la idea de ser madre”, dice Rocío Molina, lista para presentar Grito pelao junto a Sílvia Pérez Cruz el 18 de julio en el Grec de Barcelona. En el espectáculo, la bailaora narra su rechazo inicial, el anhelo posterior y su momento actual, pues ya está embarazada y embarazada bailará la historia de “una lesbiana sin pareja que quiere tener un hijo”. En su anterior trabajo, Caída del cielo, puso su físico al límite en dos horas de frenesí con las que exploró el cuerpo femenino y lo bello de sus tabúes, menstruación incluida.

El artículo completo en Tendències – El Mundo

Barcelona tiene poder… flamenco

Mariola Membrives, José Manuel Álvarez y Pere Martínez son ejemplos del flamenco que se genera en Barcelona, que no sólo recibe artistas y los ofrece, también pare, forma y aúpa el talento de los lunares. Los tres son ya de la capital catalana aunque de formas distintas: ella, nacida en Andújar y criada en Córdoba, llegó hace doce años después de haber estudiado arte dramático. Martínez es de Les Planes y Álvarez nació en Cabezas de San Juan (Sevilla) pero lo trajeron sus padres con pocos años.

Los tres actúan en el festival Ciutat Flamenco, el más importante del calendario barcelonés, que este año cumple 25 ediciones. Arranca hoy en la Sala Apolo con la actuación de Aurora, grupo formado por la voz de Martínez y el baile de Álvarez con el piano de Max Vilavecchia, el bajo de Javi Garrabella y la batería de Joan Carles Marí. Todos son hijos del Taller de Músics, organizador de la cita y lugar donde imparte clases Membrives, que cantó con La Fura dels Baus en FreeBach 212.

El artículo completo en Tendències – El Mundo.

Las chicas de Terenci

“Yo era un adolescente muy triste y muy solitario que no tenía absolutamente nada en el mundo, sólo el cine”. Terenci Moix hablaba así ante Sara Montiel en Más estrellas que en el cielo, programa de TVE que presentó a finales de los años 80. Ese día, ante su ídolo, explicó una anécdota ocurrida en la Nochevieja de 1958: “Fui al Cine Texas de Barcelona a ver un programa doble: Sinué el Egipcio y El último cuplé“. A las doce, era costumbre que la película parara y la gente llevara uvas y botellas de cava para beber y brindar, pero él, que se pasó la infancia yendo solo a todas partes, sólo lloró. “Yo lo que quería es que volviera la ficción”, confiesa el Terenci adulto recordando al chico sin amigos que fue al cine sin champán.

El artículo completo en Tendències – El Mundo

Maruja Limón: un cóctel de lunares, Caribe y ‘bossa nova’

Se llaman como una canción de Manolo Escobar. Una que, como tantas de la época, castigaba a la mujer que elegía su vida y su destino. Pero las que han compuesto las cinco que forman Maruja Limón van de otra cosa: “De mujeres que bailan por la noche y trabajan por la mañana”, como dice una de las letras de Más de ti (Kasba Music, 2018), primer trabajo discográfico de las barcelonesas. La culpa de que el álbum huela a Caribe es de Eli Fàbregas, la percusionista, y de las voces de Shelia Quero y Esther González cuando el estilo se vuelve más jondo. Las tres, junto a Vicky Blum (guitarra) y Mila González (trompeta), han parido un disco en el que demuestran la variedad de gustos y orígenes de su formación, pues cada una representa alguna de las muchas formas que hay de ser de Barcelona: por sangre, por nacimiento o por convicción.

El artículo completo en Tendències – El Mundo