Afrodita contra Hitler y el olvido

En verano de 2008 Afrodita desapareció del parque Bauenberg. Al llegar, los funcionarios encontraron la estatua de bronce dentro de una caja de madera y una nota: “Regalo de Hitler”. En el Archivo Municipal de Linz tardaron poco en comprobar que la obra, colocada en 1942 bajo un templete, fue un encargo del Führer al escultor Wilhelm Wandschneider para regalársela a la ciudad donde creció y en la que soñó jubilarse.

El artículo completo en El País Semanal

Luise Straus, una vida a la sombra de Max Ernst y sepultada por los nazis

YA NO necesitas un marido. Tienes 28 años. Lo sabes todo del amor”, le dijo Max Ernst a Luise Straus el día que rompió con ella. Corría 1921, Colonia era una ciudad abierta, tolerante y culturalmente intensa, pero Ernst había decidido irse a París para ampliar sus horizontes artísticos. También le empujaba a marcharse el romance a tres que vivía con Gala y Paul Eluard. Ante las lágrimas de Luise, el artista intentó un último consuelo: “Tienes un hijo. ¿Qué más quieres?”. Ella respondió con desesperación: “¡Quiero vivir!”. Lo que Max Ernst no sabía es que estaba de nuevo embarazada. Y nunca lo sabría porque días después de ser abandonada, Luise Straus iniciaba un viaje a Insbruck para abortar.

El reportaje completo en El País Semanal.

 

Guilhermina Suggia, pionera del violonchelo y un amor maldito en la vida de Pau Casals

La artista portuguesa fue la primera mujer en hacer carrera como solista y tocar el instrumento como los hombres, entre las piernas. Fue pareja del músico catalán. Tras su ruptura, ambos borraron su relación.

Fue el episodio más cruelmente infeliz de mi vida”. Así resumía Pau Casals su relación con Guilhermina Suggia, la violonchelista portuguesa que fue su pareja y compañera de escenarios durante siete años y de la que apenas queda rastro en la biografía del artista. Mina, como la llamaba él, conoció a Pau en 1898, cuando ella tenía 13 años y él 22. Fue en Oporto, donde Casals llegó para actuar en el Casino de Espinho, localidad a 16 kilómetros de la capital, al que Augusto Suggia se acercó para pedirle que le diera clases a su hija.

El reportaje completo en El País Semanal.