‘Áurea’, una obra de arte de seis cuerdas y mucho duende

“La madera me habla. Al tocarla, me dice lo que necesita. Y esa es mi guía para construir una guitarra, no lo que dicen las normas.” Mariano Conde habla de las maderas como si fueran carne y de las guitarras, como si fueran sus hijas. Áurea es la última y por tanto, la más querida. “No es perfecta pero es muy especial.”

Sigue en El Español.

Boris Johnson, el rey del autobombo

El principal candidato a suceder a David Cameron como premier británico es autor de once libros. “La ambición rubia” es una de las formas con la que la periodista Sonia Purnell habla de Boris Johnson. Lo hace en Just BorisThe Irresistible Rise of a Political Celebrity, la biografía que publicó en 2011 sobre quien entonces era alcalde de Londres y hoy aspira a ser primer ministro tras la dimisión de David Cameron. Purnell retrata a un hombre que siempre tiende a jugar a dos bandas: ya sea como periodista, como político, como pareja o como amigo. Los electores que se sienten engañados porque la salida de Reino Unido de la Unión Europea no será inmediata seguro que saben a qué se refiere la periodista que fue colega de Johnson.

Sigue en El Español.

Vietnam no es lugar para una dama

BDKeever_in-plane-1
“Dios te necesita”, le dijo un médico de campaña a Helen Musgrove y provocó que los 10 días que iba a pasar en Vietnam se convirtieran en seis años y medio. Era enfermera y propietaria en Hong Kong de un negocio de confección de ropa. En un viaje que realizó a Tailandia para comprar seda, conoció Vietnam por primera vez.

Desde la ventana de su hotel en Saigón vio lo que definió como “una hermosa espiral de rubíes en el cielo”. Era un tiroteo. Cuando volvió dos años después, vestida con un traje rosa y zapatos de tacón, se dirigió a la Oficina de Asuntos Públicos del Gobierno de Estados Unidos y preguntó: “¿Qué hay que hacer para cubrir un combate?”

El reportaje completo en El Español.

El feminismo se pone flamenco

Cada vez más cantaoras como Alicia Carrasco y Lourdes Pastor escriben, cantan y reclaman letras adaptadas al siglo XXI. Hablan de temas sociales y se niegan a retratar a mujeres sumisas o resignadas. 

Ni subordinadas, ni resignadas, ni reprimidas. Ni guardar la honra, ni cerrar las piernas, menos aún la boca. Así se reivindican cada vez más flamencas. También flamencos, que se apuntan a escribir coplas jondas adaptadas al siglo XXI. “Mi tío escribe mis temas aunque sus poemas son el resultado de las charlas que tenemos los dos sobre asuntos que nos preocupan”, explica Lourdes Pastor, que tiene dos discos en el mercado.

En el último, ¿A quién le cantaré yo?, incluye un tema en el que critica los contenidos de los libros de texto. Se titula María y Lucía y en él lamenta que en los colegios aún se explique casi exclusivamente la Historia y el Arte hechos por hombres. “No entiendo que no se les dé a leer a Simone de Beauvoir o a conocer la obra de Frida Khalo, mujeres que juraría es la primera vez que se nombran en el flamenco”, dice riendo.

Sigue en El Español

El papel resiste, sus obreros agonizan

Enrique Reguero es plegador. Su oficio consiste en convertir enormes pliegos de papel en hojas de diversas medidas con las que otros operarios hacen diccionarios, poemarios y cuentos. De sus manos, sin coger un lápiz ni rozar un teclado, han salido muchas obras infantiles. Ninguna para la Feria del Libro de Madrid. Porque la Editorial Everest, empresa donde este leonés de 51 años trabajó durante dos décadas, cerró en octubre.

Sigue en El Español.

Otras puertas giratorias: de periodista a político

“No hace todavía muchos años había una cantidad de jóvenes que entraban en el periodismo sin más objeto ni propósito que el de pasarse de él a la política.” Julio Camba escribía estas palabras en 1943. En “Un error táctico: política y periodismo”, artículo recogido en Maneras de ser periodista(Libros del KO), aconsejaba a los jóvenes que mejor hicieran el trayecto inverso.

Sigue en El Español.

Svetlana Alexiévich: pájaros en la cabeza

Svetlana Alexiévich tiene los ojos como Alfanhuí. No son del amarillo del alcaraván pero varias motas ambarinas hacen que su iris azul parezca verde. Cuando la Premio Nobel de Literatura se indigna, el amarillo se enciende y su voz, grave y monocorde, se agudiza y se entrecorta como el canto de la cerceta, pájaro que abunda en Bielorrusia. Allí nació y allí volvió hace cuatro años tras doce de exilio por haberse atrevido a narrar las atrocidades del “imperio soviético”.

El artículo completo en El Español.

El cine las deja mudas a los 40

Para ser una actriz que rompa las estadísticas te tiene que tocar Tarzán como pareja. Eso es lo que se deduce del estudio de Polygraph, que ha reducido 2.000 películas a palabras para demostrar, con cifras, que Helen Mirren tiene razón cuando se queja de que el cine discrimina a las actrices por su edad.

Sigue en El Español.

Sant Jordi no es sexy

En España no se lee y el sexo aburre. Lo primero lo dice el CIS, lo segundo, Durex; pero como Cataluña no es España, o eso dicen, aquí se celebran la lectura y el amor el mismo día. En las librerías y en las redes sociales de gente leída se pueden ver bellas estrellas con un letrero que dice Reading is sexy. Pero neurona y latido no son lo mismo. Sexy es ver a Marlon Brando mirando un libro o a Marilyn Monroe sosteniéndolo entre sus blancas manos. Nunca la lectura, ni el libro, ni quien lo escribe. Lo sexy nace en la mirada, cuando observando y de casualidad, descubre algo que no esperaba.

Sigue en El Español.

¡Ave Puigdemont!

Cuatro biografías en dos meses y medio de mandato. Ese es el recuento de semblanzas que acapara el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que no protagoniza más porque algunos periodistas, como Manuel Cuyàs, dicen haber rechazado el encargo.

El 8 de marzo salió L’amic president (La Campana) de Porta. Días después apareció Em dic Carles (Ara Llibres), de Josep Riera Font. Y entre el 21 y el 23 de marzo llegaron al mercado De pedra picada (El fil d’Ariadna), de Josep Maria Flores y Puigdemont, el president @KRLS (Pórtic), de Jordi Grau y Andreu Mas. Los instant book, libros escritos en pocos días para aprovechar el tirón mediático de un personaje o un fenómeno, ya explicaron el ascenso de Podemos o la caída de Bárcenas. Ahora le toca el turno al mandatario catalán.

Los cuatro hablan de su infancia, del accidente de coche del que salió malherido, de su carrera periodística, de cómo conoció a su mujer, de su paternidad, de sus inicios en política, de su carrera como alcalde de Girona y de cómo Artur Mas le cedió el puesto. Los mismos temas y en el mismo tono: admirativo. Y no explican nada que no se pueda encontrar en la hemeroteca de los últimos tres meses o en el blog de Puigdemont.

Sigue en El Español.