El peso de ser un Agujetas en Jerez

Misterio, negrura, primitivismo. Lamento, casta, puro, soníos negros. El duende. Lo oscuro. La verdad. Con esas palabras definían los fans a Antonio de los Santos Bermúdez en el documental que el realizador Juan López-Cepero le dedica al cantaor. Se titula Palabra de Agujetas y se presentó en el Centro Andaluz del Flamenco de Jerez de la Frontera el 3 de marzo, 24 horas antes de que cantara en la misma ciudad el hijo de Dolores, hermana del biografiado. El joven se llama como su tío, su sobrenombre es “Agujetas Chico” y el sábado dejó a todo el que lo oyó con el alma llena, no vacía, como dicen sentirse los seguidores de su tío cuando lo ven actuar. Y no es un cambio de guion pequeño tratándose de esta familia.

El artículo completo en Deflamenco.com

Palomar, Rivera, Jaén y El Junco: psicoanálisis flamenco y a compás

Foto: Ana Palma.

Lo mejor para querer, cuidar o reñir bien a los demás es empezar por uno mismo. Y eso es lo que hicieron David Palomar, Riki Rivera, El Junco y Roberto Jaén en ¿Qué pasaría si pasara?, un canto a la libertad que llevaron al Festival de Jerez e iniciaron con un guirigay de lugares comunes sobre su tierra, Cádiz, y los gaditanos. “Que en Cádiz sabemos dolernos”, “Que todo no va a ser sal”…. Y así arrancó el espectáculo más original y sano que ha parido el flamenco en los últimos años, un show en el que sus protagonistas fueron hombres orquesta que hacen de todo porque así son estos tiempos y ellos, ayer lo dejaron claro, son hijos legítimos del presente.

La crónica completa en Deflamenco.com

Morales, Márquez y Molina: flamencas ‘for president’

Fotos: Javi Fergó.

Era Jerez y era el Día de Andalucía. Y tres fueron la hijas de lo jondo que se dieron cita en el festival jerezano y todas fueron buenas. Buenas por excelentes, no por obedientes porque las tres demostraron lo mucho que da de sí hacer lo que se quiere sabiendo lo que se hace.

La crónica completa en Deflamenco.com

Un Quijote urbano y jondo para una Dulcinea poderosa

Patricia Guerrero y Andrés Marín en “Don Quixote”. Foto: Jean Louis Douzet

Monopatín, cemento, travestismo y desnudez son sólo algunos de los muchos elementos que incorpora a su “Don Quixote” el bailaor Andrés Marín. La obra, que estrenó en noviembre en la Biennale d’Art Flamenco de París, es fruto de una residencia en el Teatro Chaillot y ha abierto el Festival de Nîmes 2018. La propuesta no es una recreación de la novela de Miguel de Cervantes, sino una visión muy personal del hidalgo de La Mancha con la que el bailaor parece exorcizar demonios propios. “No soy”, reza un cartel sobre las tablas. “No soy caballero de nadie”, canta Rosario La Tremendita por martinete y en esa frase parece estar la clave de una obra que Marín bailó como en los últimos tiempos: con movimientos cortos y explotando su faceta interpretativa casi más que la dancística.

La crónica completa en Deflamenco.com

Lo bueno, lo malo y lo peor de Miguel Poveda

Miguel Poveda fue el encargado de clausurar el Festival Flamenco On Fire con un espectáculo en el que ofreció canciones del disco Sonetos y poemas para la libertad, un repertorio flamenco y otro de copla. A continuación, un resumen de lo bueno, lo malo y lo peor del show que dio el catalán en Pamplona.  / Foto: Javi Fergo

La crónica completa en Deflamenco.com