Clamores

Decir “clamor” es aludir al “pueblo” reduciéndolo a su voz. Es decir, a su voto, lo único que importa a algunos dirigentes. No se entiende de otra forma que en un país con 10 suicidios al día haya quien dedique el tiempo a urdir cómo quedarse con un Gobierno regional y acabe produciendo una sacudida que, quién sabe, quizá acabe en elecciones generales.

El artículo completo en El Periódico de Cataluña