La sombra de un ciprés llamado Fraga

“No es lo mismo perder que no llegar”, dice don Mateo a sus alumnos en ‘La sombra del ciprés es alargada’, novela en la que Miguel Delibes narró el estirón emocional de Pedro, un huérfano que crece convenciéndose de que es mejor no atarse ni a cosas ni a personas para no llorarlas cuando se pierdan, se alejen o mueran. En eso consiste, de forma esquemática, la “teoría del desasimiento” que elaboró el escritor en las páginas de ese libro que a él le parecía “un pastiche” y a mí, bellísimo.

El artículo completo en El Periódico de Cataluña