Más pólvora, por favor

Me gustan los fuegos artificiales porque son un chute de fantasía, incomible como plato único, pero una guarnición ideal para que ser sea vivir, no pasar por la vida.

El artículo completo en El Periódico de Cataluña