Clara Ward, la madrastra favorita de Aretha Franklin que sacó el gospel de la iglesia y lo llevó a Las Vegas

La Reina del Soul le rogó a su padre que se casara con la prodigiosa cantante, a quien consideró mentora y de quien aprendió que cantarle a dios con vestidos de lamé sumaba adeptos, no restaba fe.

El artículo completo en Vanity Fair.