Así se construyó el ‘campechano’

El adjetivo “campechano” referido a Juan Carlos I se empezó a usar en círculos periodísticos y políticos a principios de los años 90. Según el diccionario de la Real Academia, campechano es quien “se comporta con llaneza y cordialidad, sin imponer distancia en el trato”. También quien es franco y está dispuesto “para cualquier broma o diversión”. En la quinta acepción también recoge que un hombre campechano es aquel que es dadivoso. 

El adjetivo saltó de los corrillos periodísticos a los diarios, es decir al lector y la ciudadanía, en 1992. Un repaso por los diarios de esos años confirma que es después de los Juegos Olímpicos cuando se empieza a usar en la “prensa seria”. Hasta entonces, sólo se encuentra esa palabra en la sección de política para referirse a dirigentes como Boris Yeltsin, a quien describían de esa forma cuando protagonizaba alguna de sus salidas de tono.

El artículo completo en Vanity Fair