Rocío Molina: “Ser lesbiana me sirvió de cortafuegos: al verme como un bicho raro, me dejaron como un caso perdido”

Por su aspecto y su forma de bailar, la hicieron sentir una intrusa. Se sobrepuso a los escépticos y con 26 años fue Premio Nacional de Danza. Una década después hablamos con Rocío Molina, que estrena show en la Bienal de Flamenco de Sevilla.

El artículo completo en Vanity Fair.