La familia mata

“La familia mata”. Deberían imprimirlo en las cajas de preservativos y en las de píldoras anticonceptivas con el mismo fin que se advierte en los paquetes de tabaco de las consecuencias de fumar, pero no para dejar de hacerlo, sino para evitar olvidar la goma o la toma. Lo que yo no olvido es cómo definió un profesor de Antropología a la familia: “Es la fuente de toda neurosis”, sentenció en clase y yo clavé el bolígrafo en el bloc. “Y ahí vamos, de manera irremediable, al sacrificio”, añadió ante unos veinteañeros aquel hombre –casado, con amante y tres hijos– como si describiera el destino.

El artículo completo en El Periódico de Cataluña