Uta Hagen, la maestra que puso a Judy Garland a un paso de su segundo Oscar

Un Mercedes Benz descapotable la llevó al puerto a coger un barco rumbo a Estados Unidos: “Al pasar por los pueblos, yo saludaba desde el coche a los paseantes, emulando a una princesa, actuando como si lo hubiera hecho toda mi vida”. Uta Hagen tenía solo seis años, pero ya mostraba dotes extraordinarias para imaginar situaciones e imitar estados de ánimo: “Lloré ese día, pero solamente porque los adultos lloraban”, recordó en Un reto para el actor (Alba Editorial, 2013).

Aquel viaje la alejó de Alemania, no de su idioma, que le sirvió para formar parte del equipo de una de las grandes películas del siglo XX: Vencedores o vencidos, de Stanley Kramer, en cuyo elenco estaba Judy Garland, de actualidad por el biopic protagonizado por Renée Zellweger que acaba de estrenarse en España. Garland hacía el papel de Irene Hoffmann-Wallner, la joven acusada de tener relaciones sexuales con un hombre mayor y judío. La interpretación le valió su segunda nominación al Oscar, aunque no lo ganó: ese año el premio se lo llevó Rita Moreno.

El reportaje completo en Vanity Fair