Lealtad a Felipe VI o defensa de la república: ¿qué prima en el juramento al cargo de los ministros de Podemos?

El 1 de marzo, el vicepresidente Pablo Iglesias acompañó por primera vez en un acto público a la reina Letizia. Fue en A Coruña, en un evento de la Fundación Princesa de Girona. Viajaron juntos desde Madrid y él ejerció como ministro de jornada, un papel que se remonta a finales del siglo XIX cuando a la regente María Cristina se le envió al ministro de Exteriores y su equipo a su residencia de vacaciones en San Sebastián para que firmara todos los documentos de la monarca, ya que ella no podía, como tampoco hoy Felipe VI, ejercer ninguna tarea legislativa sin la rúbrica de un miembro del Gobierno.

El artículo completo en Vanity Fair