El día que Stevie Wonder le cantó ‘Happy Birthday’ a Martin Luther King

Stevie Wonder tenía 18 años cuando mataron a Martin Luther Kingen Memphis. El cantante era un chaval, pero ya tenía a sus espaldas 11 discos y con ese currículum bajo el brazo se plantó en Atlanta para unirse a estrellas como Diana Ross o Aretha Franklin y decirle adiós al líder que los había inspirado. Según informa The New York Times de ese día, el ataúd de bronce con el cadáver del líder afromericano iba sobre un carro del que tiraban dos mulas. Acompañándolo en absoluto silencio, 19.000 personas según la policía y 42.000 según la organización (en cualquier acto político las cifras bailan aunque no haya música).

En esa procesión empezaron las gestiones para instaurar un día en el calendario que recordara al adalid de los derechos civiles, trámites que se alargaron durante 15 años y de los que Wonder se hizo cargo. Lo logró en 1983, después de grabar una canción titulada “Happy Birthday”, que convirtió en himno de esa causa y declaración de intenciones: proponía que el 15 de enero, cumpleaños de King fuera el escogido para recordarlo a él y su lucha.

El artículo completo en Vanity Fair.