Sarkozy, el mejor hagiógrafo de sí mismo

“Seré presidente como Louis de Funès en El Gran Restaurante: servil con los poderosos, insoportable con los débiles”. Era febrero de 2007 cuando Nicolas Sarkozy decía estabas palabras y tres meses después ya vivía en el Palacio del Elíseo. Ahora acaba de publicar un libro, Pasiones, en el que no recuerda esa frase ni muchas de las cosas que dijo o hizo en los años que se dedicó a la política. En sus páginas, el exmandatario prefiere dar una imagen de sí mismo más indulgente de la que han dado analistas y escritores de todo signo sobre su tarea pública.

El artículo completo en Vanity Fair.