Sexo, mentiras, mirones y el matamoscas de Gay Talese

El documental que explica el proceso de documentación y escritura de ‘El motel del voyeur’ aumenta las dudas sobre los métodos y la credibilidad del famoso periodista.

La intervención de Gay Talese en Voyeur arranca con el periodista hablando de su gusto por la ropa, que heredó de su padre sastre, y con un matamoscas. El objeto, rojo y de plástico, pasa desapercibido al lado del autor más pinturero de la no ficción, pero está ahí, sobre un viejo ordenador, mientras el veterano escritor reflexiona sobre la importancia del primer párrafo.

El artículo completo en Vanity Fair.

Anuncios