Toser o no toser, he ahí la cuestión

“¿Podrían, por favor, dejar de toser?” La pianista Yuja Wang interrumpió así su reciente actuación en el Palau de la Música con gesto malcarado para pedir a la audiencia que redujera el número de expectoraciones, gargajeos y aclarados de garganta. No le faltaba razón: ella estaba ejecutando los preludios de Chopin y el público, más que escuchando, parecía empeñado en fulminar las estadísticas médicas, que marcan en 16 la media de carraspeos por adulto y día.

El reportaje completo en El Español.

Anuncios