Bambino y Barcelona, nostalgia sin bohemia

“Bambino vendía lo que cantaba. Lo expresaba con las manos, con la cara. Lo escuchabas y te imaginabas al hombre, a la mujer, la escena de amor o desamor, la pasión, el deseo, la tristeza…” Manuel de Angustias es sobrino de ese torbellino gitano que interpretaba las canciones vestido de frenesí.

Sigue en El Estado Mental

Anuncios