El papel resiste, sus obreros agonizan

Enrique Reguero es plegador. Su oficio consiste en convertir enormes pliegos de papel en hojas de diversas medidas con las que otros operarios hacen diccionarios, poemarios y cuentos. De sus manos, sin coger un lápiz ni rozar un teclado, han salido muchas obras infantiles. Ninguna para la Feria del Libro de Madrid. Porque la Editorial Everest, empresa donde este leonés de 51 años trabajó durante dos décadas, cerró en octubre.

Sigue en El Español.

Anuncios