“He abortado 15 veces pero espero que mis hijas no tengan que hacerlo nunca”


Irene-Vilar-en-uno-de-sus-emba_54294618367_51348736062_224_270
La escritora Irene Vilar es autora y protagonista de ‘Maternidad imposible’, un libro en el que explica que fue una adicta a la interrupción del embarazo.

Irene Vilar (Arecibo, Puerto Rico, 1969) es una mujer culta, educada y madre de dos hijas que vive desde hace más de 20 años en Estados Unidos donde trabaja como editora y escribe su tercer libro, becado por la Fundación Guggenheim. Sabe que sus escritos levantan ampollas porque tratan temas delicados sin ponerse, ni poner al lector paños calientes. Las narraciones en primera persona de episodios e historias de su vida y su familia no se dejan nada en el tintero y explica cosas que la mayoría de las personas no se atreverían a contar a nadie jamás. Mucho menos a miles de lectores de todo el mundo.

“Desde los 16 hasta los 33 años aborté quince veces”, resume la escritora de manera casi estadística la historia que narra en su último libro, Maternidad imposible (Lengua de Trapo, 2012). Los hechos que explica, sin embargo, producen de todo en el lector menos el frío de los números. “Este libro trata de las relaciones desviadas que las mujeres podemos tener con nuestra fecundidad y nuestra sexualidad y sobre las que no nos atrevemos a hablar. Para mí ha sido difícil tratar este tema, acercarme a la chica enajenada que fui, no solo por el dolor, sino porque soy una mujer que está a favor de que las mujeres puedan decidir sobre su sexualidad y temía causar incomodidades”.

Y las causó. Hablar del suicidio de una madre víctima de un programa de esterilización practicado por Estados Unidos en Puerto Rico entre los años 60 y 70,  poner en duda el personaje construido por el nacionalismo puertorriqueño en torno a su abuela y relacionarlo todo con la historia de embarazos y abortos voluntarios que ella misma ha protagonizado, la ha enemistado con parte de su familia y de los poderes políticos y sociales. “Necesitaba explicar la verdad, al menos lo más parecido a la verdad, no podía quedarme con las historias que me habían contado desde niña y que no me convencían”, explica la autora que ha sido víctima de los ataques de grupos anti-abortistas en Estados Unidos y ha necesitado protección para ella y su familia.

Entrevista completa en La Vanguardia.es.

Anuncios