“No me hubiera atrevido a tocar con Paco de Lucía en un escenario”

image_15317_RafaelRiqueni_096__7987124420667005513

Rafael Riqueni dice que su guitarra es alegre muy pocas veces, que suena melancólica porque uno se contagia del ritmo de las calles en las que se cría, sevillanas en su caso, y de las cosas que le pasan en la vida. Recuerda sus inicios con cariño, los primeros premios, sus giras con Isabel Pantoja o Rocío Jurado, los aprendizajes junto a sus referentes como Niño Miguel, Serranito o Manolo Sanlúcar. “Yo no soy el único artista en mi familia: soy sobrino de María Jiménez, que es la más artista del mundo”, dice como queriendo quitarle mérito a lo suyo. Asegura que quince años fuera del circuito, luchando contra los demonios que le presentó el suicidio de su progenitor y los psiquiátricos, no han menguado su amor por la guitarra pero sí le ha infundido más respeto por el escenario. Habla de todo eso con calma y sin drama aunque habla de los muertos en presente: Enrique Morente, Paco de Lucía y su propio padre, quienes aparecen en la conversación varias veces como si estuvieran vivos. Llega a Madrid con un repertorio flamenco, acompañado de José Acedo y de Manuel Amador, al que ha elegido porque dice que le contagia la frescura que sólo puede tener un hombre cuando tiene 21 años.

La entrevista completa en Deflamenco.com

Anuncios