Festival de Jerez

image__Ruben_Olmo_Tentacion_de_Poe_Festival_de_Jerez_7333_6601885966880818540El viernes fue completo en el Festival de Jerez y ofreció formas opuestas de ver el flamenco. El arranque fue a las siete de la mano de dos Carpio: Alfonso y José, que dieron un recital en el Palacio Villavicencio mostrando, a quien no lo supiera, a qué sabe la Plazuela de Jerez. Solvencia, dominio y aje para abrir boca. Y un par de bulerías, primero de Alfonso, después de José, que dejaron al auditorio con ganas de juerga.

La medianoche también fue gitana pero no jerezana. Iván Vargas, directo del Sacromonte, bailó en la Sala Compañía en el ciclo “Savia nueva” con un acompañamiento de lujo. A saber: Miguel Lavi, David El Galli y Simón Román, que cantaron a un nivel y tanto rato que casi eclipsan al protagonista. Mención aparte merece el violín de David Moreira, que toca el instrumento con gusto exquisito y le suena flamenquísimo. Iván brilló en la farruca, marca de la casa de la que procede, que para mas brillo le coreografió Manolete.

Olmo versus Poe

El espectáculo del Teatro Villamarta estuvo en el extremo contrario de los shows anteriores. Rubén Olmo presentaba en Jerez “La tentación de Poe”, donde da cuenta de los últimos días del escritor estadounidense. En un alarde de virtuosismo dancístico, Rubén hizo un trabajo excepcional con el cuerpo y con la mente. Virginia, la esposa del poeta, apareció encarnada en el cuerpo de Sara Vázquez, que resultó deliciosa al interpretar a una hembra más fantasmal que corpórea.

Excepcional fue la música, toda en directo, siguiendo el ritmo frenético y terrible de Rubén. La percusión de Agustín Diassera, impecable y pertinente, estuvo presente en todo el show, ya fuera acompañando el pasar de las horas, la llegada del cuervo o a la magnífica corte de espectros de ciudad que atosigan a Poe, lo enfrentan con sus miedos y lo llevan hasta la muerte. El cello de Sancho Almendral y el violín de Bruno Axel sonaron acompasados, precisos y adecuados a la historia narrada en un ejercicio de toque para atrás impecable en ambos casos.

Crónica completa en Deflamenco.com.

Anuncios