“La Barcelona de hoy es una ciudad antipática”

xavier-theros

Xavier Theros es el autor de ‘Barcelona a cau d’orella’(Ed. Comanegra), una crónica de la capital catalana con fotos de Consuelo Bautista que sigue los pasos y el método de la guía secreta que escribió Josep Maria Carandell en 1974.

La cita es en el Café de la Ópera, un buen lugar para hablar de la Barcelona de todos los tiempos, que es de lo que se encarga Xavier Theros en su nuevo libro. “Barcelona a cau d’orella” (Comanegra, 2013) es una crónica de la capital catalana a la manera de la “Guía secreta de Barcelona” que publicara Josep Maria Carandell en 1974. “Fue uno de los primeros libros que adquirí de adolescente y que me hizo interesarme por la ciudad”, explica Theros, que confiesa que los artículos que lleva diez años publicando en prensa y la multitud de anécdotas, curiosidades y pequeñas tramas que tiene apuntadas en cientos de papeles le han hecho la tarea más fácil. “Lo que me da miedo es actualizarla”, cuenta el poeta, antropólogo y cronista al preguntarle cuántos comercios o bares de los que cita en sus páginas cree que seguirán en pie cuando revise su libro, en una ciudad donde los locales abren, cierran y vuelven a abrir sus puertas con una velocidad pasmosa.

“No soy esencialista”, expone clara y directamente en relación a los comercios centenarios que desaparecen de la ciudad y que él también recoge en su guía. “Hay que tener claro que detrás de un negocio que desaparece hay una persona que quizás ya no puede mantenerlo, o ha recibido una buena oferta por ese local”, dice Theros. Para él, los políticos deberían proteger ciertos lugares que albergan buena parte de la historia de la ciudad, como es el caso del bar Marsella, de 1820, o el London, “el último reducto de una calle tan importante como lo fue siempre Nou de la Rambla”. Pero también tiene claro que no se puede echar en cara a nadie que cierre un local de toda la vida cuando ya no es rentable.

Una cronista discreto
En “Barcelona a cau d’orella”, Theros apunta muchos de los males de la ciudad, pero no hace sangre. Al preguntarle por ese distanciamiento, contesta con firmeza: “La protagonista es la ciudad, no yo” y añade que le parece que ya hay mucha gente opinando de todo. “Si los opinadores se tomaran las cosas en serio, verían lo complejo que es todo como para tener opiniones tan definidas sobre cualquier tema”.

¿Y qué queda de la Barcelona que narró Carandell? “Ha pasado un mundo. La etapa socialista, los Juegos Olímpicos, un enorme cambio urbanístico y arquitectónico… y el descubrimiento de una nueva industria, el turismo, que lo ha cambiado todo”, resume Theros a la velocidad del rayo. “A Barcelona le esperan muchos cambios importantes: en diciembre se produce el final de los alquileres antiguos y eso generará polémica durante 2015. Por otro lado, hay una serie de medidas recogidas en el programa de CiU que pueden significar un cambio importante para la fachada marítima de la ciudad, así como en el Paralelo o el Poble Sec”. Theros enumera y enumera y enseguida se da cuenta de la imposibilidad de abarcarlo todo en unas cuantas frases: “Un cronista puede aventurar pero no saber hacia dónde va a ir la ciudad que explica”.

Entrevista completa en Barcelonés.

Anuncios