“La literatura puede ayudar a ser mejor médico”

Josep-Eladi-Banos-es-profesor-_54367766166_53389389549_600_396El doctor Josep Eladi Baños es autor de ‘Diccionario de citas sobre la salud, la medicina y los médicos’ y defiende el modelo sanitario que trata al paciente como a una persona y no solo como a un enfermo.

Josep Eladi Baños es profesor del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la Universitat Pompeu Fabra, un lector empedernido y un profesor empeñado en que sus alumnos de Medicina saquen provecho de lo que las Humanidades pueden aportar a la praxis médica. En el despacho que tiene en el Parc de Recerca Biomèdica comparten espacio libros de ciencia, obras literarias y el grupo de sus favoritos: los que se ocupan de analizar la relación entre Medicina y Literatura. Junto a Amparo Jordá, es autor del Diccionario de citas sobre la salud, la medicina y los médicos (Kit-Book, 2012), un compendio de frases que recoge cómo han visto a los médicos personas conocidas de todas las épocas. Baños asegura que el cine es otra herramienta poderosísima para enseñar a los futuros médicos, a los que recomienda que lean y se formen en otras materias ajenas a la suya.

-¿Qué encuentra un médico en la literatura que pueda aplicar a su profesión?

-El componente psicosocial que tiene toda enfermedad se entiende mucho mejor a través de la literatura que del relato médico. Yo creo que los estudiantes de Medicina y algunos médicos encuentran muy útil la literatura a la hora de entender el acto de curar, una tarea difícil de abordar solo desde la medicina. Se llevaría una sorpresa si supiera la cantidad de escritores muy conocidos que eran médicos de formación y profesión.

-Dígame algunos.

-Por ejemplo, en nuestro tiempo, los hermanos Lobo-Antunes. António, el más conocido, es psiquiatra y su hermano Nuno, que también escribe, es pediatra neuro-oncólogo. Pero también lo eran Chéjov, Bulgákov, Somerset Maugham y por supuesto, Arthur Conan Doyle, que implantó el método deductivo de la medicina a sus novelas de detectives, algo que copiaron después otros autores.

– ¿No sienten también los escritores cierta fascinación por el mundo de la medicina?

-Es que la medicina como argumento literario es inagotable. Es el caso de La muerte de Iván Ilich, de León Tolstoi, un libro muy usado en Ciencias de la Salud porque describe a la perfección qué significa cuidar, la desconfianza que generan los médicos cuando dan mensajes contradictorios, cómo cambia la enfermedad la visión del mundo, cómo cambian las personas que rodean al enfermo y otras muchas cuestiones vitales en nuestra disciplina. La medicina es un mundo lleno de sorpresas, de hechos insólitos, con los que al lector se identifica fácilmente porque hablan de él.

Entrevista completa en La Vanguardia.es.

 

Anuncios