“La economía se ha convertido en un dogma y una iglesia”

Antonio-Banos-durante-la-prese_54313543173_51351706917_600_226

El periodista Antonio Baños defiende en su último libro Posteconomía. Hacia un capitalismo feudal (Libros del Lince, 2012) que hay muchos paralelismos entre la Edad Media y el tiempo que nos ha tocado vivir.Asegura que su trabajo no es un ejercicio de política-ficción, ni siquiera una predicción: se trata más bien de una metáfora para intentar explicar que en muchos aspectos, vamos para atrás.

-En su libro establece muchas semejanzas entre la Edad Media y nuestro tiempo. ¿Cuál sería la más instalada y quizás la menos evidente?

-Por poner un ejemplo, la medida del tiempo. Vivimos en un presente perpetuo, un concepto muy medieval, vivimos en el “ya”, hay que hacerlo todo ya, tomar decisiones ya, todo cambia a una velocidad de vértigo.

-¿Qué es la post-economía?

-La economía ya no es lo que era, es incapaz de cumplir con una de sus funciones básicas: prever lo que va a suceder. Y no puede precisamente por la velocidad a la que va todo, por eso yo hablo de posteconomía, que no es más que lo que los expertos denominan “economía el caos”.

-El subtítulo del libro, “Hacia un capitalismo feudal”, también da juego…

-Sí, pero no es nada descabellado. Lo vemos muy claramente en la composición de la sociedad y en el papel protagonista que ha adquirido la economía. Fíjese que ha influido hasta en nuestra forma de hablar: gestionamos emociones, rentabilizamos el tiempo… ¡Han influido en nuestra cotidianeidad, en nuestra forma de hablar!

-Dice en su libro que la sociedad también se transformará en una sociedad medieval y que ya lo estamos viendo. Y que la economía es la nueva religión. ¿Qué papel le queda entonces a la iglesia en esta nueva Edad Medieval?

-La economía se ha convertido en un dogma y una iglesia al mismo tiempo. Es ese tipo de doctrinas que priman el dogma por encima de la espiritualidad o la duda. Estaríamos en un proceso parecido al paso de la patrística a la escolástica, cuando los pensadores cristianos dejaron de preguntarse qué era lo bueno y pasaron a ordenar a los demás que hicieran lo que ellos consideraban bueno. La espiritualidad regresará, volverá como espacio de libertad íntima, en busca de una vida más noble, para buscar la libertad del espíritu dentro de la conciencia humana porque fuera, en el mundo, solo encontraremos ofertas de smartphones.

Entrevista completa en La Vanguardia.es.

 

Anuncios